Año A. Epifanía 8 / Transfiguración. La Transfiguración de Nuestro Señor Jesucristo.

Éxodo 24:12-18

 

12 El Señor le dijo a Moisés: «Sube a encontrarte conmigo en el monte, y quédate allí. Voy a darte las tablas con la ley y los mandamientos que he escrito para guiarlos en la vida».

13 Moisés subió al monte de Dios, acompañado por su asistente Josué, 

14 pero a los ancianos les dijo: «Esperen aquí hasta que volvamos. Aarón y Jur se quedarán aquí con ustedes. Si alguno tiene un problema, que acuda a ellos».

15 En cuanto Moisés subió, una nube cubrió el monte, 

16 y la gloria del Señor se posó sobre el Sinaí. Seis días la nube cubrió el monte. Al séptimo día, desde el interior de la nube el Señor llamó a Moisés. 

17 A los ojos de los israelitas, la gloria del Señor en la cumbre del monte parecía un fuego consumidor. 

18 Moisés se internó en la nube y subió al monte, y allí permaneció cuarenta días y cuarenta noches.

_______________________________________________________________________________

 

Salmos 2

 

1 ¿Por qué se sublevan las naciones,
    y en vano conspiran los pueblos?
2 Los reyes de la tierra se rebelan;
    los gobernantes se confabulan contra el Señor
    y contra su ungido.
3 Y dicen: «¡Hagamos pedazos sus cadenas!
    ¡Librémonos de su yugo!»

4 El rey de los cielos se ríe;
    el Señor se burla de ellos.
5 En su enojo los reprende,
    en su furor los intimida y dice:
6 «He establecido a mi rey
    sobre Sión, mi santo monte».

7 Yo proclamaré el decreto del Señor:
    «Tú eres mi hijo», me ha dicho;
    «hoy mismo te he engendrado.
8 Pídeme,
    y como herencia te entregaré las naciones;
    ¡tuyos serán los confines de la tierra!
9 Las gobernarás con puño de hierro;
    las harás pedazos como a vasijas de barro».

10 Ustedes, los reyes, sean prudentes;
    déjense enseñar, gobernantes de la tierra.
11 Sirvan al Señor con temor;
    con temblor ríndanle alabanza.
12 Bésenle los pies, no sea que se enoje
    y sean ustedes destruidos en el camino,
    pues su ira se inflama de repente.

¡Dichosos los que en él buscan refugio!

_______________________________________________________________________________

 

Salmos 99

 

1 El Señor es rey:
    que tiemblen las naciones.
Él tiene su trono entre querubines:
    que se estremezca la tierra.
2 Grande es el Señor en Sión,
    ¡excelso sobre todos los pueblos!
3 Sea alabado su nombre grandioso e imponente:
    ¡él es santo!

4 Rey poderoso, que amas la justicia:
    tú has establecido la equidad
    y has actuado en Jacob con justicia y rectitud.

5 Exalten al Señor nuestro Dios;
    adórenlo ante el estrado de sus pies:
    ¡él es santo!

6 Moisés y Aarón se contaban entre sus sacerdotes,
    y Samuel, entre los que invocaron su nombre.
Invocaron al Señor, y él les respondió;
7     les habló desde la columna de nube.
Cumplieron con sus estatutos,
    con los decretos que él les entregó.

8 Señor y Dios nuestro, tú les respondiste;
    fuiste para ellos un Dios perdonador,
    aun cuando castigaste sus rebeliones.

9 Exalten al Señor nuestro Dios;
    adórenlo en su santo monte:
    ¡Santo es el Señor nuestro Dios!

_______________________________________________________________________________

 

2 Pedro 1:16-21

 

16 Cuando les dimos a conocer la venida de nuestro Señor Jesucristo en todo su poder, no estábamos siguiendo sutiles cuentos supersticiosos, sino dando testimonio de su grandeza, que vimos con nuestros propios ojos. 

17 Él recibió honor y gloria de parte de Dios el Padre, cuando desde la majestuosa gloria se le dirigió aquella voz que dijo: «Este es mi Hijo amado; estoy muy complacido con él».

18 Nosotros mismos oímos esa voz que vino del cielo cuando estábamos con él en el monte santo. 

19 Esto ha venido a confirmarnos la palabra[b] de los profetas, a la cual ustedes hacen bien en prestar atención, como a una lámpara que brilla en un lugar oscuro, hasta que despunte el día y salga el lucero de la mañana en sus corazones. 

20 Ante todo, tengan muy presente que ninguna profecía de la Escritura surge de la interpretación particular de nadie. 

21 Porque la profecía no ha tenido su origen en la voluntad humana, sino que los profetas hablaron de parte de Dios, impulsados por el Espíritu Santo.

_______________________________________________________________________________

 

Mateo 17:1-9

La Transfiguración

 

1 Seis días después, Jesús tomó consigo a Pedro, a Jacobo y a Juan, el hermano de Jacobo, y los llevó aparte, a una montaña alta. 

2 Allí se transfiguró en presencia de ellos; su rostro resplandeció como el sol, y su ropa se volvió blanca como la luz.

3 En esto, se les aparecieron Moisés y Elías conversando con Jesús. 

4 Pedro le dijo a Jesús:

―Señor, ¡qué bueno sería que nos quedemos aquí! Si quieres, levantaré tres albergues: uno para ti, otro para Moisés y otro para Elías.

5 Mientras estaba aún hablando, apareció una nube luminosa que los envolvió, de la cual salió una voz que dijo: «Este es mi Hijo amado; estoy muy complacido con él. ¡Escúchenlo!»

6 Al oír esto, los discípulos se postraron sobre su rostro, aterrorizados. 

7 Pero Jesús se acercó a ellos y los tocó.

―Levántense —les dijo—. No tengan miedo.

8 Cuando alzaron la vista, no vieron a nadie más que a Jesús.

9 Mientras bajaban de la montaña, Jesús les encargó:

―No le cuenten a nadie lo que han visto hasta que el Hijo del hombre resucite.